Ayuda para pies cansados, tres sencillos remedios

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Tres sencillos remedios para ayudar a los pies cansados

pies cansados

El pie —abreviatura: ft, del inglés feet— es una unidad de longitud de origen natural, basada en el pie humano, ya utilizada por las civilizaciones antiguas.

El pie romano, o pes, equivalía, como media, a 29,57 cm; el pie carolingio, anteriormente denominado pie drusiano o drúsico —pes drusianus—, equivalía a nueve octavos del romano, esto es, aproximadamente 15,27 cm; y el pie castellano equivalía a 27,8635 cm.

Actualmente, el pie ha sido sustituido en casi todo el mundo por las unidades del Sistema Internacional (SI), salvo en el uso corriente en algunos países anglosajones, donde equivale a 30,48 cm. Es la unidad de medida empleada en aeronáutica para hacer referencia a la altitud.

Los pies forman un delicado mecanismo compuesto por músculos, huesos, tendones, nervios, piel y vasos sanguíneos. Esto hace entender la importancia que se debe dar al cuidado de esta parte del cuerpo. Sobre los pies se ejerce una gran presión porque en ellos gravita todo el peso del cuerpo. Así pues, si por motivos profesionales se debe permanecer mucho tiempo de pie, se hace aún más recomendable tratar las durezas y darse masajes y baños para favorecer la circulación.

Los pies así como otras partes del cuerpo humano son importante y su cuidado es vital para el buen funcionamiento del resto del cuerpo. Además, es muy importante realizar una higiene adecuada y usar un calzado cómodo y elaborado con materiales naturales.

Vinagre de algas

A lo largo del día, desarrollando simplemente una actividad normal, los pies se hinchan y se resienten. En nuestra mano está aliviarlos del cansancio, ya que un simple baño en vinagre de algas constituye para los pies cansados, un remedio suficiente para relajarlos y contribuir así a su descanso.

INGREDIENTES

  • 300 g de algas frescas (Fucus spiralis)
  • 300 ml de vinagre puro de vino tinto

Preparación.

  1. Macerar las algas y el vinagre durante 15 días en un frasco, agitando diariamente.
  2. Transcurrido este tiempo, colar y guardar

FORMA DE APLICARLO

Tomar un baño con agua caliente hasta el tobillo, añadiendo una cucharada del vinagre de algas. Se puede seguir el tratamiento todo el tiempo que se crea necesario.

REFRANES & CITAS

«El tiempo es el gran ungüento.»

Lea también. El Cuidado de los pies ¿Por qué es una importante tarea?

Aspirina para los pies doloridos

Cuando al final de un día muy caluroso los pies están doloridos y estropeados, se puede poner en práctica un remedio muy eficaz elaborado con aspirina. Así es no es tan solo para los dolores de cabeza, sino también para los pies. Pruebe este gran remedio casero y luego nos cuenta como le fue.

INGREDIENTES

  • 4 aspirinas
  • Agua caliente.

PREPARACIÓN

Llenar una palangana con agua caliente, y añadir las aspirinas bien machacadas. Mezclarlas bien con el agua, para que se disuelvan.

FORMA DE APLICARLA

Mantener los pies en el baño durante unos 15 minutos.

Tuétano (o médula) para los pies cansados e hinchados

Cuando se permanece mucho tiempo de pie es muy habitual tener los pies hinchados, esto debido a que la circulación de la sangre no es normal, la presión que ejercer el cuerpo sobre los pies, impide que su trabajo se haga eficaz. Para aliviar este problema, favorecer la circulación y que los pies descansen, se puede aplicar este sencillo remedio.

INGREDIENTES

  • tuétano (o médula) de ternera
  • manteca de cerdo
  • un paño de algodón

PREPARACIÓN

  1. Mezclar a partes iguales el tuétano (médula) del hueso de ternera y la manteca de cerdo.
  2. Calentar al baño María, removiendo con una espátula de madera, hasta que adquiera consistencia de pomada.
  3. Filtrar y poner la pomada resultante en un frasco.
  4. Calentar el paño de algodón y untar en él la pomada de tuétano (médula) y manteca.

FORMA DE APLICARLO

Aplicar el paño untado sobre los pies. Sujetarlo con una venda, sin apretar. Repetir esta aplicación durante 9 días, antes de acostarse.

CONSEJOS PRÁCTICOS

Aliso para los pies

Del mismo modo que se ha procedido con la aspirina, también se puede hacer un baño de pies con hojas de aliso. Después, se pueden poner unas hojas de aliso en los calcetines para descansar los pies. El alivio está garantizado.

El tema de los pies cansados ¿Te ha gustado? compartelo. ¿Tienes una sugerencia? escribenos.

Un comentario sobre “Ayuda para pies cansados, tres sencillos remedios

Comentarios cerrados.