Cataplasma de arcilla y cebolla

Cataplasma de arcilla y cebolla para las afecciones de la piel

Las personas y en especial los adolescentes, cada día les preocupa mucho el físico y la identidad que cambia a un ritmo vertiginoso, y luchar contra los desagradables granos que aparecen en el rostro no suele ser tan fácil debido al desconocimiento sobre el tema.

Existen muchos mitos sobre el acné y eso hace que las personas no entiendan como deben actuar en estos casos.

Esta molesta afección, habitualmente juvenil, tiene su origen en la obstrucción de las glándulas sebáceas producidas por los bruscos cambios hormonales propios de la edad.

Algunas ocasiones se enfrascan en buscar pomadas, cremas y cientos de remedios en farmacias con el afán de acabar con el problema, sin embargo alternativas como remedios naturales que limpien y sequen la piel es lo que en esta ocasión les proponemos.

En esta ocasión vamos a proponerle una mascarilla de arcilla y cebolla, más adelante proveeremos de otras medidas. No olvidar leer sobre la alimentación adecuada para este evitar o contrarrestar este tipo de problemas.

Resultado de imagen para mitos sobre el acne, arcilla y cebolla

Cataplasma de arcilla y cebolla.

Una forma sencilla y eficaz de combatir el acné y obtener un cutis fino, es la aplicación de una cataplasma de arcilla y cebolla, al menos dos veces al día, tres veces a la semana.

Ingredientes a utilizar.

  • ½ vaso de agua templada.
  • 2 cucharadas de sal marina gruesa
  • 1 litro de agua.
  • Hojas secas externas de 5 cebollas.
  • 3 cucharadas de arcilla.
  • Jugo de 1 limón.

Preparación.

  1. Hervir quince minutos la capa externa de las cebollas.
  2. Mojar la sal y reservarla para su posterior aplicación.
  3. Colar el caldo de piel de cebolla y verter el líquido en una botella de cristal.
  4. Guardar en un lugar oscuro, los rayos del sol y del día puede dañar el líquido.
  5. Mezclar la arcilla con el jugo de limón y añadir el caldo hasta conseguir una crema.
  6. Guardar el caldo sobrante.

Forma de aplicarla.

  • Lavar y frotar los granos con la sal mojada.
  • Aplicar una capa gruesa de la arcilla en cataplasma.
  • Mantener y limpiar con agua antes de que se seque.
  • Empapar la cara con caldo de piel de cebolla y no secar, dejando que la piel absorba los nutrientes.
  • Repetir el lavado, al menos dos veces al día.

Refranes y citas.

Quien bien tiene y mal escoge, si le sale mal, que no se enoje.

Otro Contenido que podría interesarte

Patrick Rohmer

Médico nutricionista, Facultad de medicina, Universidad Leipzig. Director del proyecto Comer Rico, comer bien, vivir sano, en pueblos de Sudamerica y África. Expositor de varias obras promoviendo la prevencion de enfermedades mediante una buena nutrición.

Deja un comentario