Chistes de fin de semana

CHISTES DE LOCURAS, MÁS LOCOS QUE ESTOS LOCOS IMPOSIBLES

Matemáticas de locos.

Estaban en el manicomio 3 locos y los doctores deciden hacerles una prueba a cada uno para ver si ya estaban sanos y así darles el alta definitiva.

Al primero le preguntan: cuanto es 3 más 3 y el primer loco responde: 1000, pss vaya nomas mi estimado, mándenlo para dentro dice el doctor…

Al segundo loco le preguntan: cuanto es 3 más 3: lunes responde el loco,  no pues tu estas peor, dice el doctor…

Al final le toca al último loco y le preguntan: cuanto es 3 más 3: 6 respondió muy orgulloso el loco, -muy bien dice el doctor, y ¿cómo es que sacas el resultado?…

El loco muy hinchado el pecho responde: le reste lunes a 1000 y me dio 6.

Resultado de imagen de chistes condoritos

¿Ya salió el pan?

Un loco muy orondo entra a una panadería y le pregunta al panadero:

Señor, ¿ya salió el pan?

Y el panadero le dice:

Sí, ya salió.

Entonces el loco le pregunta:

¿Y a qué hora regresará?

¿Piedra o perro? es cuestión de locos.

Va un loco paseando una piedra atada a una cuerda. En esto que se le acerca el director del centro, que ya estaba harto de tanto loco, y le pregunta:
– Que, ¿Paseando al perrito?, ¿no?
– Pero ¿Qué perrito, no se da cuenta de que es una piedra?
– Muy bien, muy bien, para que vea que nosotros somos sensible a las mejoras de nuestros pacientes le voy a dejar en libertad.

El loco cuando ya está fuera en la calle con su piedra, mira hacia atrás a donde estaba el médico y acercándose a la piedra le dice en voz baja:
– Ves lo que te dije, Sultán, si no ladrabas los engañaríamos.

Resultado de imagen de chistes

Todo por el susto.

Un cliente llega donde un vendedor que ofrece frutas en una carretilla: Quiero comprar esta sandía, pero pártela para ver si está colorada por dentro.
Lo siento, señor. No puedo partir una sandía para ver si está colorada, le aseguro que está bien colorada por dentro.
El hombre insiste en que le parta la sandía, y el vendedor que no.

En ese momento un camión choca contra la carretilla, y la sandía que el vendedor le ofrecía al cliente se parte en dos y se ve que esta pálida por dentro.

El tipo le dice:
¡Viste…!, ¡lo que te dije! Esta sandía no era colorada, ¡mírala como está pálida por dentro!
¿Y qué quería con el tremendo susto que acaba de pasar?

Chistes, y más chistes, solo para lo que entienden de Chistes.

Deja un comentario