El agua en su estado natural, cosas que desconocías.

EL AGUA NATURAL Y SU ESTADO NATURAL DENTRO DEL ECOSISTEMA

El agua (Speaker Icon.svg escuchar) (del latín aqua) es una sustancia cuya molécula está formada por dos átomos de hidrógeno y uno de oxígeno (H2O). El término agua generalmente se refiere a la sustancia en su estado líquido, aunque la misma puede hallarse en su forma sólida llamada hielo y en su forma gaseosa denominada vapor. Es una sustancia bastante común en el universo y el sistema solar, donde se encuentra principalmente en forma de vapor o de hielo. Es esencial para la supervivencia de todas las formas conocidas de vida.

El agua es una sustancia que químicamente se formula como H2O, es decir, que una molécula de agua se compone de dos átomos de hidrógeno enlazados covalentemente a un átomo de oxígeno.

¿Qué recorrido, en la naturaleza, habrá cumplido el agua que nos llega, a través de una llave?

Es posible imaginar cómo una partícula de agua que nos llega tuvo su origen en el glaciar de nuestros nevados, se liberó al recibir los rayos de sol y bajó por un torrente a engrosar el caudal de un río. De allí, quizá al correr por el suelo fue absorbida por las raíces de un árbol y pasó luego, a la atmósfera por los poros diminutos de sus hojas. Arrastrada como por el viento, durante días o meses se unió con otras partículas de agua procedentes del océano. Se condensó allá arriba y, como agua líquida, regresó a tierra en forma de lluvia. Quizá terminó por ingresar a la tubería de suministro de agua potable que bebemos.

el agua

Esta es una posibilidad de recorrido de las partículas de agua. ¿Qué otra forma de recorrido pueden cumplir estas partículas de agua?

¿Cómo se aprovecha del agua durante su circulación en la naturaleza?

El agua del subsuelo

El agua lluvia o de los nevados corre por la superficie del suelo y forma ríos y lagos, sirve como fuente de abastecimiento de las poblaciones humanas. Pero el hombre se abastece de las aguas del subsuelo.

¿Cuál es el origen del agua del subsuelo?

Gran parte del agua que circula por la superficie puede también infiltrarse hacia el subsuelo y alimentar así, los depósitos de agua subterránea. A medida que el agua superficial aumenta por la lluvia o el deshielo, penetra también con mayor intensidad a través de las porosidades del suelo hacia el interior.

EXPERIMENTO:

  • Fabricar un modelo de suelo poroso, utilizando piedrecillas o arena y regar agua sobre él.
  • Observar cómo el agua se infiltra a niveles inferiores.
  • El agua que llena los poros del suelo se llama agua freática.
  • El agua de precipitación, por gravedad, ocupa el lugar dejado por el agua absorbida por las plantas o evaporada.

Después de la lluvia, si los espacios porosos han recibido toda el agua que pueden retener, el agua freática se infiltra a niveles cada vez más bajos. A cierta profundidad se acumula y llena los espacios disponibles.

El límite superior de esta zona acuosa es llamado nivel freático.

En las épocas en que el agua que recibe el suelo es mayor que la que pierde por evaporación o por absorción de las plantas, el nivel freático sube. Si no es posible que esta agua subterránea escape, el nivel freático continúa elevándose.

¿Qué sucede si el nivel freático se eleva a límites superiores de una corriente de agua o valle cercanos?

Si entre dos capas impermeables hay una capa porosa permeable puede formarse con el agua subterránea, un sistema artesiano.

Capas arcillosas impermeables

El agua subterránea penetra en la cuenca de alimentación hasta los sitios en los que pueden encontrarse pozos artesianos naturales o excavados por el hombre y sale a la superficie por ellos.

Las corrientes de agua de la superficie terrestre y subterránea, forman aproximadamente 1/3 del agua que cae sobre los continentes.

La circulación del agua por la superficie varía con la intensidad de la precipitación.

El agua subterránea fluye, por lo general de manera más uniforme. Con frecuencia, las corrientes de agua subterránea mantiene el equilibrio de las aguas superficiales como lagos y ríos. Las grandes áreas de almacenamiento de aguas subterráneas contribuyen a conservar casi constante la circulación del agua por la superficie.

Las aguas minerales

Una clase de aguas minerales constituyen las termales. Estas aguas se hallan casi siempre en áreas de volcanismo reciente. Estas aguas se calientan al ponerse en contacto con los materiales magmáticos. También la elevada temperatura de las aguas termales se debe a la reacción entre el agua y ciertos elementos de las masas que atraviesan.

Por ejemplo, entre el agua y la anhidrita (roca que contiene sulfato de calcio) tienen lugar una reacción química con producción de calor.

  • Sulfato de calcio + agua
  • Sulfato de calcio hidratado.

La región andina, de naturaleza volcánica mantiene extensas zonas en las cuales existen aguas termales, que se aprovechan para construir balnearios.

Las aguas termales tienen propiedades terapéuticas porque contienen determinados elementos como calcio, hierro, azufre, magnesio.

Hay también aguas minerales frías como las de Tesalia en la Provincia de Pichincha, Ecuador, utilizadas para la alimentación y para la salud.

La ausencia de agua siempre ha estado asociada con la desaparición de los seres vivos, es por eso que se dice que el agua es indispensable para la vida del ser humano. Es el principal agente termorregulador del organismo, permite conseguir un equilibrio de temperaturas en todo el cuerpo.

Los Geiseres

Un tipo particular de fuentes termales intermitentes constituyen los géiseres. Están situados en áreas volcánicas. Al contacto de poderosas inyecciones de gases volcánicos de elevada temperatura, y vapor de agua, el agua inmediata se calienta hasta hervir. La elevada temperatura causa un aumento de presión interna que impulsa una columna de agua sobre la superficie. Este fenómeno ocurre periódicamente en algunos lugares del globo.

Recomendaciones:

El Agua alcalina es una de las mejores versiones de agua naturales y la cual podrías hacer en casa, leelo aquí.

Ir a la barra de herramientas