Historia del Puente principal de Quevedo

Compartenos

HISTORIA DEL PUENTE VELASCO IBARRA DE LA CIUDAD DE QUEVEDO

Muchas historias he escuchado, sin embargo el puente de Quevedo existe y es realidad, hemos tomado una historia muy singular del perfil de facebook de un gran amigo Francisco Duque Cedeño

¿Cuál es tu historia quevedeño? escribenos.
«El puente se crea porque José María Velasco Ibarra, venía huyendo de la capital Quito, hacia Guayaquil, y al llegar a la Comarca de Quevedo -denominada así en ese tiempo- y que al tratar de pasar por el puente de boya se topó con la sorpresa que había que pagar para abrir el candado, y como solía andar sin dinero, él, sus edecanes y el chofer. El guardián, Sr. Marco Holguín, ´el tigre´, fue a pedir permiso a Don Camilo Arévalo Govea -como hoy se llama de la biblioteca del Unidad Educativa Nicolás-, para abrir el candado sin el pago respectivo, ordenando que se abra y volviendo a poner el respectivo candado en la cadena. A los 20 minutos, llegan desde Quito, los complotados para cogerlo detenido al Presidente de la República, volviéndose heroico el ´tigre´, al decirles que ya el carro tenía tres horas de haber cruzado; logrando desanimarlos y hacerlos regresarse a Quito de nuevo, puesto suponían estaba muy lejos. Esto paso en el año 1950»
Don Torrico, nos supo indicar que el primer puente, el puente de boya, presente en la narración anterior, estaba ubicado en la calle tercera y llegaba a la casa que pertenecía a Segundo Ching (Bien por la cultura del Imperio Celeste de China, presente entre nosotros, gracias por su gran aporte al comercio y su amor al trabajo); Aquella casa, hoy es de propiedad del Tío Tomás Haón, próximo hotel y Patrimonio Histórico de Quevedo; al igual que la casa de enfrente -del lado de San Camilo- de la familia Pérez, quienes incentivaron la creación del primer aeropuerto comercial en la Comarca Quevedo, con frecuencias a Guayaquil, en avionetas ¡Grande Quevedo! ¿Qué te pasó mi Quevedo? ¿Dónde están tus hijos Quevedo? ¿Dónde nos fuimos?
Que gran emoción ¡Dios Santo! Al observar la comparación entre un antes y un después de aproximadamente 60 años… ¡Cuántas vidas, cuántos afanes, cuánta historia, cuánta diferencia entre el ayer y el hoy..! ¡Cuanta historia! Cada uno tiene la suya, la de sus familias y entre todos hacemos la nuestra, la de Quevedo. ¿Cómo estaremos en 60 años más? Ahí está nuestra responsabilidad de aprender de la historia, de nuestros ancestros, de su herencia cultural, agrícola, comercial, aeronáutica, fluvial, industrial. Quevedo es una ciudad pujante, de campeones, de valientes, de feroz temple, de feroz temple, quevedeño. ¡Dios Santo! ¡Virgen de las Mercedes! ¿Dónde están tus hijos Quevedo? ¿Qué nos hiciste para que te tratáramos así? ¿Por qué te hemos olvidado? ¿Dónde nos fuimos? ¡Caramba!
Son dos años después, en 1952, en una concentración, entre las calles quinta y sexta del lado de la Avenida Bolívar, en la casa en donde vivía Francisco Rodríguez; al hacer su alocución, en la parte baja, Carlos Velasco, salta al techo de una camioneta y le interrumpe el discurso, exigiéndole la construcción del puente «… Porque usted sabe Sr. Presidente, sufrió en carne propia, al pasar el puente de boya…». A los pocos meses se inició la construcción del Puente Velasco Ibarra, por una compañía norteamericana, que hizo tres puentes similares en: Quevedo, Daule y Pichincha». Se inaugura el puente el 30 de noviembre de 1955.
Esta es una descripción muy gráfica e histórica que nos compartió el Sr. y amigo Don Víctor Vicente Velasco Noboa. Quien en un momento de inspiración y buscando una representación para su querido Quevedo creó un eslogan y lo formuló… «..del Puente y la Montaña». Sus amigos más antiguos en edad quedaron sorprendidos. Saludos.
Fuente: Historia recreada por Francisco Duque Cedeño
otros comentarios acerca de la historia del puente.
Saludos www.purasventas.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *