¿Por qué realizar ejercicios físicos de yoga?

Practicar ejercicios físicos al estilo yoga.

¿Quién no ha dicho alguna vez que quiere ponerse en forma y hacer ejercicio para acabar con la eterna fatiga diaria?

¿De dónde voy a sacar tiempo para los ejercicios?, ¿cuáles de ellos hay que hacer?, ¿en qué tengo que fijarme? Estas son algunas de las típicas preguntas que se plantean antes de practicar ejercicios físicos al estilo yoga, y así, el asunto va aplazándose día tras día, pese a que decidirse a ello tiene efectos maravillosos.

Si se encuentra aludido al leer todo esto, entonces no hay duda de que en esta lectura ha encontrado buena compañía. Ahora bien, desde ahora mismo convendría ir haciendo oídos sordos a ese eterno remolón que todos llevamos dentro.

Así que, en lugar de quejarse, tome la decisión, despliegue la colchoneta y a comenzar con los ejercicios. Éstos se dividen en bloques fáciles de localizar y de 15 minutos de duración, para que de esta forma siempre haya algún momento del día en que sea posible realizarlos. Y, muy importante: recuerde que cuanto mayor sea el estrés, más necesarios le son, y mayores beneficios recibirá de ellos.

Resultado de imagen de yoga

Cómo ayuda el realizar ejercicios al estilo yoga en la vida diaria

Si la vida diaria nos resulta tan agotadora es porque afrontar las monótonas actividades de cada día supone un esfuerzo. Algunas personas no tienen más remedio que pasar el día entero sentados hasta que el cuerpo, por falta de movimiento, queda agotado y en tensión; otras tienen que aguantar el día entero de pie, o han de estar en continuo movimiento, de tal modo que al anochecer sienten la espalda y las piernas doloridas.

Este incesante esfuerzo tiene, a la larga, efectos negativos en nuestra salud. Así, los ejercicios que proponemos no tienen otra intención que combatirlos: al que pasa mucho tiempo sentado, su práctica le obliga a estirar los músculos y a realizar algo de actividad; si el problema es estar todo el día de pie y activo, suponen un alivio para calmar la espalda y las piernas.

Para el que tiene un trabajo que exige mucha concentración, son una vía de relajamiento (o relajación), un camino por el que la mente, que suele quedarse pensando, halla reposo.

Sólo de este modo una vez recuperados el sueño y la calme estaremos nuevamente preparados pare retomar esos esfuerzos diarios.

Al alcance de todo el mundo

El desarrollo de los ejercicios físicos yoga está pensado para que todo el mundo, sin necesidad de nociones previas ni requisitos, sea capaz de realizarlos. Así que ni la edad, ni la falta de agilidad, ni los achaques típicos como el dolor de espalda o de cabeza, sentirse nervioso o el desgaste de las articulaciones, constituyen impedimentos para hacerlos.

No obstante, hay ciertos casos de dolencias en los que, como veremos, es preferible realizar una previa consulta médica en relación al tema.

Casos de precaución

Los casos en los que hay que tomarse los ejercicios con una especial precaución son: tras un periodo prolongado de enfermedad (incluidos procesos gripales de consideración); si se encuentra profundamente agotado; en caso de trastornos circulatorios (con lo que experimenta cierta facilidad para marearse, o sufre de tensión demasiado alta o demasiado baja); si padece algún tipo de dolor del que desconoce su causa (averigüe, de paso, su origen); si existe un apreciable desgaste de las articulaciones o de la columna vertebral; asma; durante los embarazos y las menstruaciones.

Excluido cuando esté padeciendo infecciones, inflamaciones, dolores o problemas de espalda graves.

¿Qué es el yoga?

El yoga constituye una vía para el ejercicio físico, de cuya existencia y validez se tiene noticia ya desde la antigüedad. Sus principios básicos son que cuerpo y respiración, mente y espíritu confluyan y se abracen en armonía.

Practicarlo supone el mejor contrapeso posible a las típicas fatigas del día, puesto que revigoriza tanto el cuerpo como la fuerza respiratoria, lo que nos dota de mayor capacidad para afrontar los esfuerzos diarios.

El término en sí define un estado en el que el espíritu alcanza la serenidad, y entra en plena posesión de su propio ser.

El yoga sostiene también que nuestro ser espiritual (o esencia interior) resulta crucial para el bienestar y la salud.

En consecuencia, ofrece diversos métodos para influir de forma positiva en él, como son las posturas adoptadas en el Hatha-Yoga.

Veronica Gushiken

Médica obstetra, graduada en Massachusetts Institute of Technology (MIT), impulsadora de algunos proyectos educativos en Sudamérica, para la prevención de problemas comunes en las mujeres y la familia.

Deja un comentario