¿por qué prepararse para una entrevista de trabajo?

PREPARARSE PARA UNA ENTREVISTA DE TRABAJO

¿Te está costando mucho ir a una entrevista de trabajo?

¿No sabes cómo prepararte para una entrevista de trabajo?

¿Te llamaron a una entrevista de trabajo y no supiste que decir ni qué hacer?

Bueno en esta ocasión, analizaremos, porque y como debes prepararte para una entrevista de trabajo.

CONSEJOS PRÁCTICOS.

¿Por qué hay que prepararse?

Te imaginas ir a una entrevista de trabajo, luego ponerse nervioso y no saber que responder a la batería de preguntas, o simplemente el reclutador te hace una pregunta, te queda viendo fijo y solo te dice, “lo llamaremos” no nos llame.

No pues, así no da ganas de volver a poner carpeta alguna en cualquier empresa, sin embargo déjame decirte que no suele ser esto culpa del reclutador. Sino culpa de quienes se acercan a una entrevista de trabajo por no prepararse para tal objetivo.

Tienes que llegar al final de este video si realmente deseas conseguir un trabajo, pues la competencia es dura y nunca serás la única persona que tratará de conseguir el puesto que tú pretendes.

Si no tienes paciencia para ver este video, entonces fíjate que ese es uno de tus peores defectos, la impaciencia, y tendrás que trabajar mucho para mejorar en ese aspecto, la mayoría de empresas serias, buscan personal que siempre esté actualizando sus conocimientos y capacitándose constantemente para enfrentarse a los desafíos laborales, por ende esperan que tu estés en ritmo constante de preparación.

Muy bien, iniciemos con los puntos a tratar para prepararnos para una entrevista de trabajo.

Primero antes que nada debes entender que prepararse para una entrevista es el primer reto que te pone la empresa y por ello debes superarlo.

Puntos en los cuales prepararse.

  • Desechar pensamientos negativos.
  • Llenarse de seguridad.
  • Conocer a tu posible empleador
  • Usar la oferta de empleo como guía.
  • Preparar las respuestas.
  • Toma en cuenta los mínimos detalles.

Desecha pensamientos negativos. Aunque hayas tenido malas experiencias en el pasado, debes olvidarte y empezar a mirar hacia adelante con un nuevo objetivo. Tu lema debe ser el “sí puedo hacerlo”, desecha cualquier comentario negativo que hayas recibido, acerca de ti como para aplicar el trabajo,

A menudo nuestras ideas preconcebidas son nuestro mayor obstáculo, así que date la oportunidad de analizar qué ha fallado en otras ocasiones, concéntrate en hacerlo bien y no pierdas tu energía anticipándote a un resultado desfavorable.

Llénate de seguridad. Después de despejar tú mente de negatividad y derrotismo es momento de llenarte de seguridad. Piensa por unos minutos, la empresa te ha llamado,  porque vio algo en tu perfil que le interesa y puedes ser un potencial trabajador, y es tu misión convencerlos de que eres el mismo que está dentro de la carpeta, que eres precisamente lo que ellos necesitan.

Conoce a tu posible empleador. En reiteradas ocasiones las empresas no colocan su nombre en las ofertas laborales, como para no despertar el interés popular, sino simplemente de aquellos que realmente desean trabajar, pero en cuanto se ponga en contacto contigo te van a proporcionar sus datos, y es el momento preciso de empezar a investigar quiénes son y cuáles son los objetivos que persiguen.

Si la empresa es grande y tiene una página oficial invierte un poco de tiempo en conocer la información disponible: historia, misión, visión, unidades de negocio, valores, etc. Algunas incluso tienen en la red reportes anuales, boletines y noticias. ¿Tienen redes sociales? También consúltalas.

Si la empresa es pequeña y no tiene sitio web al menos investiga un poco sobre el giro, lee los periódicos para saber cuál es la tendencia del mercado o la información relevante sobre el sector.

Usa la oferta de empleo como guía. Puedes obtener muchos datos para tu entrevista si te tomas el tiempo de leer cuidadosamente la oferta de trabajo. En algunas ocasiones las empresas publican un perfil muy completo del empleado que buscan, donde se especifican las competencias requeridas, las actividades del puesto e incluso detalles de las condiciones laborales (salario, horarios, prestaciones); cuando es así tenemos mucha información útil, ya que la empresa nos está diciendo qué es lo que necesita y nosotros podemos enfocarnos en los puntos fuertes que poseemos durante la entrevista.

Si la oferta que has aplicado no contiene mucha información, tendrás menos referencias, pero aun así habrá algo de importancia que anotar, enfócate en los requisitos mencionados, ya que Recursos Humanos te está diciendo cuáles son las condiciones  más importantes para cubrir la vacante.

Prepara tus respuestas. La entrevista laboral es una evaluación de nuestra personalidad, y cuando nos sentimos nerviosos o estresados es común que nos cueste más trabajo expresar lo que queremos decir.

Para calmarnos es necesario tener una idea clara de lo que pueden preguntarnos, como por ejemplo ¿Por qué estás desempleado? ¿Qué pasó en el último trabajo? ¿Por qué dejaste de trabajar?

Debemos anticiparnos a esas preguntas y buscar las mejores respuestas, con tal que no nos haga ver como empleados problemáticos o inestables.

Toma en cuenta los detalles. Una vez que has fortalecido tu seguridad, investigando sobre la empresa y preparado tus respuestas, la mitad de la tarea está hecha, y tus posibilidades de obtener una segunda entrevista y el empleo son mayores.

Es importante que tengas en cuenta algunos puntos o ideas claves a la hora de dirigirse o estar en plena entrevista:

Sé puntual. Llega 15 minutos antes de tu entrevista

Viste bien. Usar ropa formal siempre te favorecerá en las entrevistas, de acuerdo al trabajo, o simplemente viste de manera adecuada al momento. Los colores negro, gris y azul marino nunca fallan.

Completa tu presencia. Además de un buen atuendo no olvides. Un perfume o loción discreto, maquillaje moderado (mujeres), un peinado sobrio y zapatos impecables.

Saluda con personalidad. Un firme apretón de manos y una sonrisa dan siempre una buena impresión.

Evita malos modales. Nunca masques chicle durante la entrevista, no te distraigas con tu teléfono móvil ni contestes llamadas.

Apaga el teléfono para que no te distraiga con el zumbido o vibrar.

Deja la preocupación de los problemas en casa, en ese momento tu rostro debe tener naturalidad.

Imagínate que tú eres el dueño de la empresa ¿contratarías a cualquier persona confiándole tu futuro económico? De seguro que no lo harías, es por eso que la persona que te entrevistará buscará al mejor candidato para el puesto de trabajo, así que seguir un estricto control de preparación de modo que seas lo mejor que ha visto tu entrevistador.

Por ello es esencial que no olvides ningún detalle de tu historial profesional
La parte esencial de la entrevista consiste en un examen crítico por parte del entrevistador, de tus habilidades, tus cualidades y tus experiencias.

Hazte un proyecto de carrera y apréndete de memoria el anuncio para el cual estás postulando
Es imprescindible que llegues a la entrevista con una visión clara de las razones por las que el puesto te interesa. Te parece lógico, ¿verdad? Sin embargo, no lo es tanto, ya que eso implica que debes haber elaborado un proyecto profesional, saber lo que quieres de cara al futuro y explicitar tus ambiciones cuando el entrevistador te haga preguntas. Entre dos candidatos que posean las mismas competencias, aquél que sepa lo que quiere y hacia dónde se dirige se llevará el pastel.

No olvides ningún aspecto material lleva contigo un portafolio con esferos, documentos, libreta de apuntes, una copia de tu carpeta profesional, debes demostrar que te has preparado para cualquier eventualidad.

Prepara las preguntas que vas a hacer.

No te limites a solo escuchar y responder las preguntas de tu entrevistador, realiza también preguntas y demuestras que te interesa el puesto, como por ejemplo, ¿Cuánto voy a ganar? ¿Qué tipo de horario se tiene dentro de la empresa? ¿Cómo voy a trabajar, en qué tipo de organización, con qué equipos?, ¿cuál es el grado de autonomía del puesto?, ¿cuáles son las perspectivas de evolución?, etc.

Truco a tener en cuenta: incluso si en el transcurso de la entrevista te das cuenta de que no estás hecho para el trabajo en cuestión, no demuestres tu apatía y mantén tu entusiasmo hasta el final, ya que si causas buena impresión, puede que el empleador te recomiende más tarde para otros puestos.

Finalmente recuerda que no tienes nada que perder, tu objetivo es ganar, e incluso si es tu primera vez buscando empleo, ganarás experiencia en una entrevista.

Si llegaste al final de este video, te felicito, realmente has demostrado que tienes interés en prepararte para el mundo laboral.

Suscríbete a nuestro canal de youtube, pronto tendremos más consejos sobre el trabajo y maneras de conseguir un buen empleo.

Escribe tu comentario, tus experiencias, eso ayudará quienes quieran enfrentarse a ese difícil mundo laboral.

Más adelante trataremos el tema “como responder a las preguntas más difíciles en las entrevistas laborales”

Deja un comentario