Trucha con espárragos para una dieta de adelgazamiento.

Comparte
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Trucha con espárragos, ideal para comer mientras adelgazas.

El pescado azul siempre debe figurar en nuestra dieta, ya que aporta proteínas, reduce el nivel de colesterol y contribuye a prevenir las cardiopatías. Los espárragos, por su parte, favorecen el tránsito intestinal, facilitan la digestión y tienen un cierto efecto diurético, aunque no están recomendados para aquellas personas con ácido úrico alto o gota. Además, también ayudan a combatir los estados anémicos gracias a su contenido en cinc, manganeso, cobre y cromo.

INGREDIENTES (para 4 personas)

  • 2 truchas grandes
  • 400 g de espárragos
  • 1 cebolleta (cebollín)
  • 1 limón
  • 2 cucharadas de mantequilla (o manteca)
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • Sal y pimienta

trucha con espárragos

Preparación.

Limpiar las truchas, separarlas en dos filetes cada una y salpimentarlas. Limpiar los espárragos, trocearlos y durante 2 minutos. Reservar un poco de esta agua. Pelar la cebolleta y cortarla en trozos. Exprimir un limón.

Rehogar la cebolleta en una sartén con mantequilla (o manteca) y agregar los espárragos. Salpimentar y saltear los Ingredientes unos minutos. Después, verter 3 cucharadas del agua de cocción y dejar hervir durante 10 minutos a fuego moderado. Pasar los ingredientes por la batidora, junto con otro poco de agua de cocción y un chorro de limón.

Calentar el aceite y poner los filetes de trucha con la piel boca abajo. Dorarlos 2 minutos por cada lado, rociarlos con el resto del jugo de limón y colocarlos en la fuente. Servir con la salsa de espárragos.

TRUCHA CON ESPÁRRAGOS INDICADO PARA

  • Anemia
  • Dietas de adelgazamiento
  • Dietas ricas en proteínas
  • Dolencias renales
  • Estreñimiento
  • Hipercolesterolemia
  • Prevención de cardiopatías

CURIOSIDADES

LOS ESPÁRRAGOS

Los hindúes utilizaban tradicionalmente el espárrago como un eficaz tratamiento contra la indigestión y para prevenir náuseas, hernia de hiato y la pirosis por el reflujo de ácido gástrico.

Deja un comentario