Cómo usar las plantas medicinales

Cómo pueden usarse y aplicarse las plantas medicinales.

Existen múltiples formas de extraer y aplicar las sustancias activas y, por tanto, las propiedades curativas de las plantas medicinales. Muchas de ellas son más efectivas utilizadas de una forma que de otra, o según el modo en que se tomen o se apliquen se utilizan para diferentes dolencias. En función del remedio que convenga utilizar, se usará una u otra parte de la planta, debiendo ser recolectada para ello en el momento preciso.

Las plantas en polvo, un remedio de herbolario

Se obtiene triturando la planta seca. Hoy en día, se suelen tomar las hierbas en polvo preparadas en cápsulas de gelatina, aunque también se pueden tomar con agua o mezclándolas con mermelada o miel. Así es como se puede tomar la raíz de valeriana, que es un buen remedio para los desórdenes de tipo nervioso.

El extracto, un proceso farmacológico

Se trata del producto que se obtiene como resultado de la evaporación de una maceración en agua o en una solución alcohólica. Se utiliza diluido, a razón de una cucharada de extracto por cada 200 ml de agua. El extracto de árnica es muy apreciado para contusiones.

La planta fresca.

Las propiedades medicinales de algunas plantas se encuentran en la planta fresca, que puede tomarse como ingrediente de una ensalada o extrayendo su jugo. Buenos ejemplos son las hojas tiernas de diente de león y de ortiga que poseen muy buen sabor y son depurativas.

Se obtiene exprimiendo la planta fresca. Para extraer el jugo de algunas plantas muy secas o leñosas, hay que someterlas primero a la acción del agua caliente. El jugo puede ingerirse o utilizarse externamente para curar heridas. El de llantén es un remedio tradicional contra la tos.

La maceración

Se prepara dejando reposar la planta, durante unas cuantas horas, en agua fría o fresca. Se utiliza para extraer de las plantas los principios que son inestables frente al calor. La maceración de zarzaparrilla constituye un buen remedio depurativo, que estimula la limpieza del organismo.

La infusión, el procedimiento más común

Se prepara echando agua hirviendo sobre la parte de la planta a utilizar, habitualmente las flores o las hojas, y se deja reposar unos minutos. Si se desea, se puede edulcorar con miel, jarabe de manzana o azúcar.

Una infusión popular es la de poleo (o poleo-menta)

—una planta aconsejada en caso de afecciones respiratorias—.

La decocción

La planta se hierve, a fuego lento, de 20 a 30 minutos, y luego se deja reposar. En general, se utilizan en cocción las partes más duras de la planta, como las raíces, los tallos y las semillas.

La cocción de corteza de abedul se utiliza como astringente y como diurética, y la de raíz de primavera tradicionalmente se emplea como remedio contra la tos.

OTROS USOS DE INFUSIONES Y COCCIONES

GARGARISMOS

Se trata de un procedimiento que utiliza la infusión, la cocción o la tintura diluida de una planta. Se suelen utilizar plantas astringentes para afecciones de amígdalas y garganta, La malva o el tomillo actúan sobre las vías respiratorias y ejercen una acción desinfectante.

La imagen puede contener: planta

ENJUAGUES

También es un procedimiento que usa la infusión, la cocción o la tintura diluida de una planta, pero en este caso para las afecciones de la boca (como el dolor de muelas). La salvia, por ejemplo, alivia la inflamación de las encías y elimina el mal aliento.

Deja un comentario